¡Buenas a todos, navegantes!  
    Releyendo el tema de legislación y auditoría jurídica del postgrado que estoy haciendo me gustó bastante una parte en la que hablan de las Bases de Datos y de su protección legal ante ataques de intrusos, en concreto, hay unos párrafos que vienen a establecer la diferencia entre la originalidad y el llamado derecho .
    Bien, partamos de la consideración de las bases de datos como colecciones de obras, datos u otros elementos independientes accesibles por medios telemáticos. La LPI protege las bases de datos en cuanto a la forma de expresar la disposición: el orden de los elementos que la integran. Pero se exige el cumplimiento del requisito de la originalidad. En ese sentido, decir que en el caso “Aranzadi” VS “El derecho” se consideró a la BD de Aranzadi (compuesta por mecanismos de búsqueda por disposición, texto libre, marginal, etc.) como “original”. Es decir, se puede decir que se hace una interpretación amplia de lo que es la originalidad. Sin embargo, este requisito no quiere decir que en los casos en que la forma de disposición de los contenidos no sea original, no haya protección legal. Para estos supuestos, la ley establece el llamado derecho sui generis (definido en el artículo 133 de la vigente LPI), que protege la inversión que realiza el fabricante de la BD para la obtención, verificación o presentación del contenido.
 
sui_generis
    Este derecho sui generis es independiente del derecho de autor sobre la base de datos, y por ello en determinados casos ésta se podrá beneficiar de una doble protección legal.  El derecho sui generis protegerá la inversión sustancial, evaluada de forma cualitativa o cuantitativa, que realice el fabricante de la BD, ya sea de medios financieros, empleo de tiempo, esfuerzo, u otros de similar naturaleza, para la obtención, verificación o presentación de su contenido. Se diferencia claramente, por tanto, del derecho de autor, que protegerá la estructura del contenido de la BD, y no el propio contenido.
 
    Resumiendo, tenemos:
 
  • Una originalidad en la base de datos
  • Un derecho sui generis, protegiendo la inversión realizada.
    Espero que no se os haya hecho demasiado denso para un Lunes 🙂
   ¡Un saludo y feliz semana!

Deja un comentario