Hace ya la friolera de 2 años y medio que volví a mi ciudad natal, , tras mi época universitaria en la ciudad de A Coruña. Los motivos de mi regreso fueron varios: sólo me quedaba una asignatura del 2º ciclo de Ingeniería Informática y el PFC, mi novia y yo apostamos por un futuro aquí y me surgió una buena oportunidad laboral que no dudé en aprovechar.
    Evidentemente, las partidas nunca son agradables y en esa ciudad dejé muchos recuerdos -buenos y malos-, experiencias, compañeros y amigos…pero también descubrí un Lugo que hasta entonces no conocía. Me explico, soy perfectamente consciente de la imagen que proyecta Lugo hacia el exterior como una pequeña ciudad centrada fundamentalmente en los servicios, la administración pública y el rural; nada de esto es mentira, pero lo que no se ve (hasta a veces me pregunto si no se querrá ver) es que Lugo ofrece mucho más: es cierto que no tenemos grandes infraestructuras para el ocio: un auditorio que ha quedado anclado en el tiempo y que ejerce de improvisado teatro, salas de conciertos escasas y pequeñas y galerías de arte en las que es complicado exponer si no eres “amigo de” o “familiar de” (por suerte, cada vez esto pasa menos) pero también es cierto el dicho de que “el que busca, encuentra”: por ejemplo, hace poco descubrí que se hacen catas de queso y maridaje en una tienda de delicatessen en pleno centro de la ciudad, de que prácticamente todos los días hay música en directo en una sala también muy céntrica y de que un restaurante de corte medio-alto ha organizado una “blind dinner” este pasado mes de Noviembre…esto me hace confiar en que algo se está moviendo, que Lugo está creciendo como ciudad para quitarse esa pesada cruz que tiene de “ciudad de bares”.
     Profesionalmente hablando, tenemos 3 viveros de empresas: el C.E.I., el de la C.E.L. y uno nuevo que quieren abrir centrado exclusivamente en el sector TIC. Personalmente conozco a varias empresas asentadas en estos viveros- espacios multidisciplinares financiados por entes públicos o privados- que ofrecen unas condiciones estupendas para los que quieren aventurarse en el mundo empresarial: empresas de desarrollo de software empresarial, diseño web o “social media” son claro ejemplo de que hay gente con ganas de hacer cosas por y para esta ciudad.
   Asimismo, me siento orgulloso de haber participado en las Jornadas Nacionales de OpenERP durante este año como organizador y relator, de haber podido enseñar mi ciudad a un buen montón de profesionales del sector y de que, en general, la impresión haya sido buena. Las iniciativas “ticenlugo” y “juegosenlugo” son otras dos manifestaciones de que Lugo cuenta con un buen puñado de profesionales TIC con muchas ganas de hacer cosas y gritar bien alto “¡ey!¡estamos aquí!” siendo conscientes de que nos cuesta mucho desarrollar nuestra profesión en esta ciudad, pero también siendo conscientes de que estamos preparados para competir en igualdad de condiciones con el resto de compañeros.
 
logo_firefly
Take my love, take my land…
 
    Precisamente -y aquí por fin se explica el motivo del título del post- en una de estas reuniones de “ticenlugo” que se celebraron en verano fui invitado a participar en lo que se vino a llamar “juevesdeseries” (incluso con web recién inaugurada): un grupo de personas (no sólo informáticos) que nos juntamos para cenar, hablar, intercambiar experiencias y ver algún episodio de alguna serie. La serie en cuestión fue “Firefly“, una space opera de Joss Whedon que sirvió de perfecta excusa para que pudiese aprender un montón de compañeros de profesión en un ámbito que no era el laboral, sino algo mucho más cercano y familiar (de lo cual tenía muchas ganas).
    Como experiencia lo recomiendo encarecidamente, al ser en Jueves y no trabajar el Viernes por la tarde se ha convertido en una motivación en la que pensar toda la semana, me he topado con un grupo humano excepcional y he crecido profesionalmente gracias a sus aportaciones; ojalá que algún día (ya que soy el más pequeño de ellos, jeje), se lo pueda devolver.
       Por todo esto, sin duda,  para mí ha sido la mejor serie de la historia.
 
     Ya veremos cuál toca ahora…
 
PD: En cuanto a la serie en sí no me ha gustado, pero creo que ha quedado claro que eso poco importa…

2 thoughts on De por qué Firefly es la mejor serie de la historia

  1. UnknownUnknown

    Nos has engañao a todos con el titulo del post… malandrín!

    Yo tb me lo he pasado de miedo estas últimas semanas. Lo de los "jueves de…" es algo de lo que hace mucho que tenia ganas (y eso que aun nos falta buscar un dia para que se al "… de poker", ahi rollo USA total 😛

    Un abrazo y hasta el jueves!

    Reply
  2. r0skr0sk

    Hasta me has emocionado al leer el post y todo (la verdad es que tenía el reader abandonado y me he puesto hace un ratillo). Siempre me llamó la atención eso de juntarse para hacer *algo* y era la excusa perfecta para, al menos un día por semana, desconectar de la rutina. Estoy con "Unknown", seguro que en algún juevesdeseries saldrá en conversación hacer un campeonato de Poker, FIFA o lo que sea de forma esporádica.

    Para mi es un auténtico placer compartir todos esos momentos y espero que se sigan repitiendo durante mucho mucho tiempo. El jueves que viene más, y con amigo invisible 😉

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.