Otro año que arranca y en el que espero seguir trabajando este blog, que lo tengo abandonado al pobre… Me gustaría empezar esta entrada haciendo(me/os) la siguiente pregunta: ¿qué queremos los trabajadores en nuestra trayectoria profesional?. Mi teoría es que en lineas generales, y sin entrar a las casuísticas concretas de cada uno (que las hay a miles, y además la mayoría perfectamente defendibles), se podría resumir en lo que he venido a llamar la regla de las tres ‘R’ :

  • Retribución: El tema más espinoso de todos y el más necesario al mismo tiempo; todos necesitamos ingresos para vivir o mantener el ritmo de vida que hemos estado llevando (lo cual, por cierto, ha sido nuestra perdición) y queremos cobrar miles de euros de entrada y sin pararnos a reflexionar en la pregunta del millón: ¿cuánto vale mi trabajo?. Obviamente aquí necesitaríamos otro post para empezar a rascar en las consecuencias de dicha pregunta, pero lo que sí que creo que es sano y conveniente que todos hagamos es un ejercicio de sinceridad para con nosotros mismos y nos preguntemos: ¿es justa la retribución que obtengo?…nos sorprenderían las respuestas. También hay que tener en cuenta que todos tenemos un umbral a partir del cual dejamos de dar la máxima importancia a nuestra retribución económica frente a las otras ‘R’…¿dónde está ese límite?…es complicado de determinar.
  • Reconocimiento: Es innegable, a todo el mundo nos gusta una “palmadita” en la espalda; no tiene por qué ser en un acto público, siendo suficiente en una reunión a petit-comitée o a través de un e-mail, teléfono, etc. Afrontemos este hecho con alegría (es importante festejar todos los éxitos, por muy nimios que estos sean) y huyamos de la pomposidad, al final, a quien más le tiene que importar es a uno mismo y a su interlocutor (superior/responsable, cliente, etc).
  • Responsabilidad: Cuanto más alto subas, más dura será la caída. Hay muchas personas para las que su trabajo “es sólo un trabajo” y para otras es el eje conductor de su vida. La experiencia es un grado y una baza a nuestro favor, por lo que es comprensible que queramos ir asumiendo tareas de mayor complejidad, abordar otras que antes no éramos capaces, etc…esto, personalmente, me parece muy atractivo pero también opino que siempre hay que tener los pies en el suelo y no morder más de lo que se puede abarcar.

      La pregunta ahora a hacerse es: ¿en qué proporción necesito en mi vida profesional estas tres ‘R’?; pues creo que, como buen gallego, la respuesta es ‘depende‘. Depende de la situación personal de cada uno (en algunos momentos se prima la retribución económica sobre cualquier responsabilidad por mínima que sea), de lo honesto y profesional que sea cada uno con su trabajo (el cambio importantísimo de “merezco cobrar más” a “¿merezco cobrar más?”) y de las aspiraciones profesionales que se ponga cada uno (a menor riesgo, menor beneficio y menor perjuicio). 

¿Qué opináis?. ¿Cuáles son vuestras experiencias?. ¿Encajáis en estas 3 ‘R’?.

One thought on La regla de las tres R

  1. r0skr0sk

    Pues la verdad es que no coincido demasiado, quizás en la primera R básica para todos, la retribución, sí, sin duda. Sin embargo las dos siguientes no son tan importantes a mi modo de verlo.

    Cada día me importan menos las palmaditas en la espalda puesto que intento hacerlo siempre lo mejor que puedo, con lo que, normalmente, la palmadita me la suelo dar yo con una dosis de auto exigencia y profesionalidad.

    En cuanto a la responsabilidad, la explicación va bastante ligada al anterior punto, uno debe ser lo suficiente responsable y profesional como para no tomarlo como un deber dentro de su carrera o puesto de trabajo, sino como una obligación inherente.

    A la pregunta ¿qué queremos los trabajadores? yo en mi caso particular me atrevería a responder "Retribución" (en la que como ya he dicho coincido plenamente contigo), "Seriedad" por parte, tanto de tus superiores como de tus iguales y por último y no menos importante "Variedad Motivacional". Me ha costado encontrar esta última palabra, con variedad motivacional me refiero tanto a la posibilidad de escalar como de un aprendizaje o evolución y un grado de motivación o coaching que no te haga ver que te has estancado y has tocado techo.

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.